Manifiesto inaugural


En Londres, cuando se fundó la Primera Internacional

28 de setiembre de 1864


Desde hace varios días están llegando a la capital británica nutridas delegaciones de obreros y asalariados en general provenientes de todos los rincones del planeta.
Estos representantes de gremios y sindicatos han sido convocados a un congreso que sesionó hoy y que puede considerarse histórico pues es la primera vez que tiene lugar un encuentro internacional de trabajadores, tal vez respondiendo a la consigna de "proletarios de todos los países, ¡uníos!", con que concluía el Manifiesto Comunista..
Sin duda el "fantasma" de que hablaba el pensador alemán Karl Marx parece dispuesto a seguir recorriendo el mundo para inquietar a patronos y jefes de Estado, luego de 16 años de publicada la obra.
Pero los sindicatos que se han dado cita hoy aquí no responden todos a la tendencia llamada marxista. Londres ha reunido un crisol ideológico en el que están representadas prácticamente todas las corrientes del pensamiento social de los últimos tiempos: Fourier, Owens, Saint-SimonBakunin siguen inspirando a los líderes sindicales.
El origen de este movimiento está en la solidaridad con los trabajadores polacos que están siendo duramente reprimidos en su lucha reivindicativa.
Pero obviamente, esta Asociación Obrera Internacional no ha surgido solamente para responder al problema puntual de los obreros polacos, sino que pretende convertirse en la vanguardia mundial de la lucha contra el capitalismo, un sistema percibido por los dirigentes sindicales como el enemigo público número uno de la clase obrera.
De esta primera asamblea ha surgido un Comité --abierto a nuevas incorporaciones-- encargado de redactar los estatutos de la Asociación.
Al concluir la reunión, nuestro corresponsal conversó con un delegado textil de Milán, quien no dudó en afirmar: "La nostra patria è il mondo intero".



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada